Pasta con verduras

Por Mia Mattarello

  Home»Recetas»Primeros»Pasta con verduras
  Categoría: Primeros, Recetas
  Etiquetas: ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
  Comentarios: Ninguno

Pasta con verduras: Dudo que exista receta con más ventaja. Es sana, fácil, rápida, si se prescinde del parmesano es apta incluso para veganos, gusta a todas las edades, encuentras los ingredientes en cualquier lado y con poco dinero puedes alimentar a un regimiento entero. No existe una manera única de cocinar una pasta con verduras y no me refiero solamente a la elección en si de los elementos vegetales que la conforman. Por ejemplo, el tamaño y tiempo de cocción de las verduras.

 

Si quieres que la prioridad sea sentir como cruje la verdura, córtala más grande o reduce al mínimo sus tiempos de cocción. Si prefieres que quede todo más parecido a una salsa, que penetren más sus sabores en la pasta o quieres que se la coman los niños, póchalo todo un poquito más. Igualmente, con el tomate. Yo lo he añadido al final, porque me gusta que conserve un puntito de acidez, a parte que los tomatitos cherry son de por sí bastante dulces.

Si quieres que el conjunto sea extra dulce, añade cualquier tipo de tomate después de pochar la cebolla y deja reducirlo hasta que esté bien dulce. Después añade el resto de verduras. Evidentemente, si no tenéis estas verduras, podéis substituirlas por otras a vuestro gusto. Tened sólo en cuenta que combinen bien y lo que tardan en estar al dente o no.

 

Otra cosa, la cocción de la pasta y el momento en el que y cómo agregarla a la salsa. Si no os queréis complicar la vida o os gusta seca, hervid la pasta al dente o como a vosotros os guste, mezcladla con la salsa y punto. Si queréis que el invento salga un poco más elaborado, seguid mis instrucciones y ya me comentaréis si hay o no diferencia.

Buen provecho!

La ficha


Pasta con verduras
Autor:
Número de raciones: 6
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocción: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 500 g de penne rigate (los macarrones de toda la vida) o cualquier otra pasta corta.
  • 250 g de champiñones
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 18 tomates cherry
  • 1 cebolla mediana
  • 1 diente de ajo
  • 1 guindilla seca (opcional)
  • 1 calabacín mediano
  • 1 chorrito de vino blanco seco
  • 4 cucharadas de parmesano rallado (opcional)
  • Aceite virgen de oliva
  • Media cucharadita de orégano
  • Sal
Instrucciones
  1. Lavar y laminar los champiñones.
  2. Lavar y cortar los tomates por la mitad.
  3. Lavar y presionar ligeramente el diente de ajo para que se abra un poco, pero sin que se rompa.
  4. Lavar y cortar todas las verduras a daditos pequeños.
  5. Pochar la cebolla lentamente con un buen chorro de aceite, a poca temperatura, para que quede bien blanda, pero no se queme. Si es necesario, añadir un poco de agua si queda seca y todavía no está bien pochada.
  6. Incorporar el ajo y la guindilla, si os gusta el picante.
  7. Dar un par de vueltas e incorporar los pimientos y un poco de sal.
  8. Pasados un par de minutos, añadir los champiñones y una pizca más de sal. (Tapar un momento, si queremos acelerar el proceso)
  9. A este punto, se puede ya empezar a calentar el agua para la pasta. Salar el agua cuando esta empiece a hervir.
  10. Cuando las champiñones hayan perdido su líquido, añadir el calabacín y rectificar de sal.
  11. Pasados 30 segundos, incorporar los tomates.
  12. Retirar el diente de ajo.
  13. Rociar el sofrito con un chorrito de vino blanco.
  14. Cuando el vino ya se haya evaporado, (para saberlo, basta con olerlo. Si ya no huele a vino, ya está), añadir media cucharadita de orégano y retirar del fuego.
  15. Probar el punto de cocción de la pasta. La debemos incorporar al sofrito de verduras a media cocción, ya que se terminará de cocinar en el sofrito mismo, para que absorba mejor los sabores.
  16. Volver a poner la paella con las verduras al fuego e incorporar la pasta.
  17. Mezclar pasta y sofrito, añadir un cucharón de agua de cocción de la pasta y remover. Repetir el proceso hasta que esté al dente.
  18. Importante. Para que la pasta quede jugosa y realmente alla italiana, no debemos dejar que se beba completamente el jugo del sofrito. El punto justo es cuando está al dente, pero todavía conserva algo del líquido de cocción. A ese punto se añade el parmesano, se le da un par más de vueltas y se retira.
  19. Servir la pasta con un poco más de parmesano y un chorrito de aceite de oliva virgen si se desea.

 

Y por qué no pruebas...

Pasta con gambas peladas, calabacines y tomates cherry

Ensalada de cebada perlada y lentejas

Pasta al pesto genovés


¡Sé el primero en comentar!

Tu sugerencia