Pasta con gambas peladas, calabacines y tomates cherry

Por Mia Mattarello

  Home»Recetas»Primeros»Pasta con gambas peladas, calabacines y tomates cherry
  Categoría: Primeros, Recetas
  Etiquetas: ~ ~ ~
  Comentarios: Ninguno

Que rica, la pasta con pescado y verduras! Y esta receta de linguine con gambas peladas frecas y calabacín es sin duda una de mis preferidas! En Italia es común añadir a esta receta azafrán y un poco de nata. Está también muy rica pero, cosas mías, si dispongo de excelentes gambitas frescas, me sabe casi mal disfrazarlas, por poco que sea.

IMG_0143

Prefiero que predomine su sabor casi desnudo, solamente acompañado por el nada invasor dulzor del calabacín y un poquito de tomate. Vale, las gambitas frescas no son el producto mas barato del mundo, pero con la misma cantidad por persona, que sirven para un aperitivo, se puede cocinar un buen plato de pasta, que ya sirve como plato principal.

pasta_gamberi_zucchine_1

 

pasta_gamberi_zucchine_2

 

pasta_gamberi_zucchine_3

Pasta con gambas peladas, calabacines y tomates cherry

 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Autor:
Número de raciones: 2

Ingredientes

  • 160 g de linguine
  • 180 g de gambas peladas
  • Medio calabacín
  • 100 g de tomates cherry
  • un chorrito de vino blanco seco
  • Medio diente de ajo
  • Una punta de guindilla fresca o seca, (cayena)
  • Una ramita de perejil.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal

Instrucciones

  1. Limpiar las gambas peladas y, si no les han sacado el intestino, sacarlo vosotros, si queréis, con la punta de un palillo.
  2. Dorar el medio diente de ajo con un chorrito de aceite de oliva, en una paella grande, ya que en ella vamos a saltear también la pasta.
  3. Retirar el diente de ajo y añadir a la paella la puntita de cayena y el medio calabacín cortado a rodajas no excesivamente finas.
  4. Saltear el calabacín, justo lo que sirve para que se dore un poco, pero sin pocharlo.
  5. Añadir los tomates cherry cortados por la mitad, añadir sal a gusto al conjunto y saltear 3 minutos más.
  6. A este punto ya se puede poner a calentar la olla de agua para cocinar la pasta.
  7. En otra paella, calentar un chorrito de aceite y saltear las gambas hasta que empiecen a perder el color transparente de su carne. Cuidado! Las gambas no se deben cocer en exceso o pierden toda su gracia. Dependiendo de su tamaño, con menos de un minuto basta.
  8. Rociar las gambas con un chorrito de vino blanco seco.
  9. Seguir salteando hasta que el alcohol del vino se haya evaporado.
  10. Parar el fuego, reservar las gambas y diluir el jugo que han dejado en la paella con un par de cucharadas del agua de cocción de la pasta. Añadir el jugo a la paella con el calabacín y los tomatitos.
  11. Volver a poner la paella con el calabacín y los tomates al fuego.
  12. Cuando esté caliente, añadir la pasta al dente, medio cucharón de su agua de cocción y saltearla con el calabacín y el tomate.
  13. Añadir las gambas a la pasta, saltear un momento más, para que las gambas se calienten, en caso que se hayan enfriado demasiado.
  14. Servir con un poco de perejil picado por encima.

 


¡Sé el primero en comentar!

Tu sugerencia