Linguine con atún y aroma de romero

Por Mia Mattarello

  Home»Recetas»Primeros»Linguine con atún y aroma de romero
  Categoría: Primeros, Recetas
  Etiquetas: ~ ~ ~
  Comentarios: Ninguno

Recuerdo perfectamente la primera vez que comí linguine con atún, porque tenía un dolor de estómago de esos que sólo la vergüenza te da el suficiente coraje como para no ir caminando retorcida con la nariz tocando las rodillas, con la falsa ilusión que, en aquella posición estarás mejor. Por mal que quede, confieso: Elegí le linguine al tonno, sin leer el menú, ya que las diferentes partes de mi cuerpo andaban cada una por su cuenta. Hacían caso omiso a mi voluntad. Todas mis fuerzas mentales estaban concentradas a lo jedi en levantar una de las manos que me comprimían el estómago hacia la lista del día y convencer al índice para que se irguiera y señalara alguna cosa a la camarera que esperaba con falsísima piedad.

IMG_7326a

Vaya, que elegí estilo Andy de Little Britain . Se les había ido un poco la mano con el aceite, pero fue comer y olvidarme del maldito dolor de estómago. Sé que aquella pasta no tenía ninguna clase de poder milagroso y que sencillamente el dolor había aparecido, porque soy muy burra y había olvidado desayunar, pero pillé cariño al invento. Sin variar mucho, existen varias versiones del plato. La del restaurante, por ejemplo, no llevaba romero, ni guindilla. Esta que os meto aquí es mucho más rica y se prepara tan rápidamente como la otra.

La ficha


Linguine con atún y aroma de romero

 
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Autor:
Número de raciones: 2

Ingredientes

  • 200 g de linguine
  • 160 g de atún en lata al natural (más o menos)
  • ⅓ de vaso de vino blanco seco
  • 1 ramita de romero
  • 1 diente de ajo
  • Media guindilla seca o una de pequeñita
  • Perejil

Instrucciones

  1. Poner ya a calentar agua abundante para la pasta y añadirle la sal cuando empiece a hervir.
  2. Escalfar un buen chorrito de aceite en una paella lo suficientemente grande como para saltear dentro la pasta y el atún a fuego suave.
  3. Añadir a la paella el diente de ajo cortado por la mitad, la guindilla y la ramita de romero
  4. Cuando el ajo esté dorado, añadir el atún y darle un par de vueltas para que pille un poco de sabor del ajo, romero y guindilla.
  5. Al cabo de dos minutos o el tiempo que requiera el atún para escalfarse un poquito, añadir el vino blanco y dejar que reduzca.
  6. Colar la pasta, reservando medio cucharón del agua de cocción y añadirlos a la paella.
  7. Saltear la pasta con el contenido de la paella y servirla espolvoreándola con un poco de perejil fresco picado por encima.

 


¡Sé el primero en comentar!

Tu sugerencia