¿Qué hago aquí?


Hace 4 años que dejé Sabadell para ir a vivir a Roma por culpa de una historia bastante rocambolesca, que ahora mismo no viene al caso, pero que si vendiera a cualquier escritor de culebrones bloqueado, le aseguraría éxito y un puesto en Sálvame de por vida. Pues por qué pierdo el poco tiempo libre del que dispongo escribiendo un blog de cocina y estupideces relacionadas con el tema, en vez de forrarme escribiendo guiones para Acme-pasión TV? 1.- Porque no sé escribir guiones. 2.- Porque cocinar me sirve precisamente para desconectar un poco de estas historias a lo Falcon Crest de poco presupuesto, que me hacen volver cada día a mi casa como Magda, la mujer de Furio. 3.- Porque siempre me ha gustado cocinar y todo lo que está en relación con ello, menos lavar los trastos, y me gusta compartirlo. 4 y especialmente, porque mi prima Carmina y mi hermana mediana Eugènia, o Gení de toda la vida, me han pedido en algunas ocasiones que les facilitara alguna de las recetas que he aprendido en Italia. Pensé que sería más fácil a través de un blog que por e-mail o teléfono, (burra de mí, no es así). Precisamente a ellas va dedicado este blog sin muchas pretensiones, pero todo mi afecto.

El nombre del blog surge del hecho que soy muy fan de la película La Ragazza con la Pistola, y de su actriz protagonista y su director en general: Monica Vitti y Mario Monicelli.

[youtube id=”z8F6gDMpjAk” width=”620″ height=”360″]

Ella, como yo, se marchaba al extranjero sin billete de vuelta y debía adaptarse a las costumbres de otras gentes. Ella tenía una pistola pera vengar su honor; yo tengo el rodillo de cocina para extender pastas. Un objecto de cocina más, que también me ayuda a calmar mis ganas de rebelarme violentamente ante situaciones que me sacan de quicio, pero no puedo arreglar. Aunque, ahora que lo pienso, si un día de estos exploto, le podría dar otros usos…