Torta pasqualina: tarta salada de pascua con ricotta, huevo y espinacas

Por Mia Mattarello

  Home»Recetas»Primeros»Torta pasqualina: tarta salada de pascua con ricotta, huevo y espinacas
  Categoría: Primeros, Recetas
  Etiquetas: ~ ~
  Comentarios: Ninguno

La receta de pascua es un pastel salado hecho con ingredientes muy saludables: la torta pasqualina (pascualina), rellena de espinacas, ricotta y huevos. Aunque se come por toda Italia, cualquier día del año, se trata de una receta originaria de la Liguria, y se consideraba todo un must de los picnics de pascua, ya que fría es tan o más rica, que recién hecha, y es fácil transportarla de un lugar a otro en una cesta. En realidad parece ser que la auténtica torta pasqualina genovesa se rellena con alcachofas, pero quién sabe por qué, son infinitamente más conocidas las versiones que la sustituyen por espinacas, acelgas o una mezcla de unas y otras.

IMG_9217m

La que he hecho para las fotografías de la receta está rellena de  espinacas, por la única e importantísima razón que me la tengo que comer yo y las espinacas son mi verdura preferida.
Por cierto, al final de la receta os he escrito una nota donde indico cómo llevar a cabo un par de pasos de manera más sencilla que en la receta. Se modifica sólo ligeramente la apariencia y la textura de la torta, pero está igual de rica. Por si tenéis menos tiempo a disposición para preparar la torta, más pereza o lo que sea.

¡Feliz Pascua!

 

IMG_9243m

La ficha


Torta pasqualina: tarta salada de pascua con ricotta, huevo y espinacas

 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Autor:
Número de raciones: 8

Ingredientes

  • Masa:
  • 500 g harina para repostería
  • 250 ml de agua
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal
  • Relleno:
  • 500 g de acelgas o espinacas frescas
  • 400 g de ricotta de vaca
  • 5 huevos
  • Media cebolla
  • 50 g de parmesano rallado
  • Aceite de oliva
  • Mantequilla
  • Nuez moscada (opcional)
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Mejorana o orégano fresco

Instrucciones

  1. Mezclar la harina, el aceite, la sal y el agua y amasar hasta obtener una pasta homogénea.
  2. Dividir la masa en 4 panecillos iguales y dejar reposar en un paño de algodón durante media hora.
  3. Hervir las espinacas con agua y sal a gusto, escurrirlas bien y cortarlas muy pequeñas.
  4. Pochar lentamente la media cebolla cortada en cuadritos pequeños con una cucharada de mantequilla.
  5. Saltear las espinacas con la cebolla y media cucharadita de mejorana o orégano fresco.
  6. Poner la ricotta en un bol, salpimentar y añadir el parmesano rallado y, si desea, un toque de nuez moscada. Mezclar todo bien con un tenedor.
  7. Aplanar con un rodillo cada una de las bolas de masa. Deben quedar muy, muy finas.
  8. Colocar la primera lámina de pasta en el molde que para la torta. (molde de unos 24 cm de diámetro aprox. Si es un poco más grande o más pequeño, va bien igualmente).
  9. Pincelar el fondo y paredes de la primera capa con un poco de aceite.
  10. Colocar la segunda hoja de masa encima de la otra.
  11. Formar un primer estrato con las espinacas, que ocupe todo el fondo del molde.
  12. Poner encima la ricotta, como segundo estrato.
  13. Marcar 5 cavidades repartidas por encima de la ricotta con una cuchara.
  14. Separar las claras de las yemas de los huevos.
  15. Colocar delicadamente cada uno de las yemas en los 5 agujeros marcados en la ricotta.
  16. Precalentar el horno a 180 grados.
  17. Batir las claras a punto de nieve y añadir un último estrato de relleno a la torta.
  18. Cubrir la torta con la tercera hoja de masa.
  19. Pintar toda su superficie de la torta con aceite.
  20. Colocar la última capa de masa.
  21. Envolverlos los bordes de la masa que sobresalen del molde hacia adentro, para hacer el ribete de la torta.
  22. Pintar la superficie de la torta con un poco más de aceite.
  23. Hornear la torta durante una hora a 180 grados.

Notas

Si no dispone de demasiado tiempo, puede simplificar la receta de la siguiente manera: A. - Mezcla las espinacas salteadas y la ricotta. B. - Marcar igualmente 5 cavidades por los huevos, pero colocar directamente los huevos sin separar la clara de la yema. Os ahorráis batir las claras y es igualmente buena.

 


¡Sé el primero en comentar!

Tu sugerencia