Penne all’arrabbiata

Por Mia Mattarello

  Home»Recetas»Primeros»Penne all’arrabbiata
  Categoría: Primeros, Recetas
  Etiquetas:
  Comentarios: Ninguno

IMG_7956mPenne all’arrabbiata (o penne arrabiata, como a veces erróneamente se escribe). Pasta, tomate, el puntito picante del peperoncino y una buena copa de vino tinto: ¿Qué más se puede pedir?
Otra receta para días de mucho trabajo o gandulitis aguda, pero ganas de comer y quedar más que satisfecho con uno mismo. Además es ideal para fin de mes, porque es de lo más económica.

IMG_7946mLa pasta all’arrabbiata es muy típica de la cocina romana y el nombre le viene del hecho que, como el peperoncino pica, cuando uno se la come, le suben los colores a la cara tal y como si estuviera enfadado. No os asustéis. Con la cantidad de peperoncino que os he puesto en la receta, no os convertiréis en un mar de lágrimas, ni tendréis que comer 4 o 5 yogures para haceros pasar el picor en la boca. Es más, aconsejo a aquellos que realmente disfrutan de la comida picante que, como mínimo, doblen la ración de peperoncino que he señalado en la receta, si quieren que el plato les haga algo más que cosquillas en la lengua.

La ficha


Penne all'arrabbiata

 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Autor:
Número de raciones: 2

Ingredientes

  • 200 g de spaghetti
  • 200 g de pulpa de tomate
  • 1 diente de ajo
  • 1 peperoncino fresco o seco (una guindilla, cayena)
  • Pecorino curado rallado o cualquier queso de oveja curado que tengáis a mano.
  • Aceite de oliva
  • Perejil fresco
  • Sal

Instrucciones

  1. Si no se tiene a mano "polpa di pomodoro" italiana: Meter unos 5 o 6 tomates rojos bien maduros en agua hirviendo un par de minutos, para poder pelarlos fácilmente, abrirlos y quitarles las semillas y la gelatina que los rodean.
  2. Cortar la pulpa a daditos o rallarla, dependiendo de si gusta el sofrito más o menos fino.
  3. Poner la olla con agua para la pasta al fuego, porque el resto se hace en un santiamén.
  4. Calentar un buen chorro de aceite de oliva a fuego suave, en una sartén lo suficientemente grande como para saltear la pasta.
  5. Añadir el ajo y el peperoncino cortado en láminas muy finas. Si se usa peperoncino seco, desmenuzarlo con los dedos. (Cuidado con el peperoncino. Ni se os ocurra frotaros los ojos después de haberlo tocado, sin
  6. haberos lavado antes las manos)
  7. Cuando el ajo sea ligeramente dorado incorporar la pulpa de tomate en la sartén. Si no os gusta encontrar trocitos de ajo, retirarlos antes de añadir el tomate en la sartén.
  8. Salar y dejar cocer el sofrito. Dependiendo de si se ha usado polpa di pomodoro de bote o del tipo de tomate, puede tardar más o menos en cocerse.
  9. Colar la pasta, reservando medio cucharón de agua de la cocción.
  10. Agregar la pasta y el medio cucharón de agua de cocción en la sartén con el sofrito.
  11. Saltear la pasta con el contenido de la sartén un par de minutos.
  12. Servir la pasta con un poco de perejil picado y el pecorino rallado por encima.

 


¡Sé el primero en comentar!

Tu sugerencia