Fusilli al aroma de menta con miel y mató, nueces y virutas de beicon

Por Mia Mattarello

  Home»Recetas»Primeros»Fusilli al aroma de menta con miel y mató, nueces y virutas de beicon
  Categoría: Primeros, Recetas
  Etiquetas: ~ ~ ~ ~
  Comentarios: Ninguno

Hoy sí, que os traigo una combinación catalano-italiana de bandera, ya que he vuelto a Sabadell. Fusilli con miel y mató, un producto típicamente catalán, pero que podéis substituir por requesón. No os asustéis y penséis que me he puesto a hacer mezclas de fiesta infantil fanta-nocilla-patatas chips, porque no. Es buenísima y se hace tan rápidamente que se puede preparar con los invitados ya prácticamente a la mesa o cualquier día de estos de calor, que no te dejan con ganas de más que pasarte la noche en la calle buscando corrientes de aire o meterse en remojo … O las dos cosas

IMG_6348mr

Aunque se parecen bastante, el mató, la ricotta y el requesón no son exactamente lo mismo, pero tienen un sabor y textura muy similares. En un principio quería preparar esta receta con ricotta, pero me he acabado dejando convencer por el mató por dos razones: 1. No es misión imposible comprar ricotta en España, pero acostumbrada al precio al que la venden en Italia, me daba un poco de pereza pagar lo que me pedían por ella, aunque comprenda perfectamente que todo lo que es de importación, lógicamente, cuesta más que en su país de origen. 2. – Porque aunque la haya encontrado de una marca conocida y que no está mal, no es de las mejores. Por lo tanto, he preferido hacer un invento, a ver qué pasaba, porque me parecía más sensato comprar un mató bueno, que salía más barato, que ricotta que me hacían pagar un poco cara y que tampoco era nada del otro mundo . Aparte que de vez en cuanto me parece divertido adaptarse a los ingredientes que tienes más a mano, de aquí, utilizándolos a la italiana y hacer pruebas. Además, no es por nada, pero estos fusilli me has salido muy buenos. Igualmente con el beicon, que de italiano no tiene nada, pero que he añadido al plato siguiendo la misma lógica y la pereza que me daba estrenar una pieza de guanciale que me he llevado de Roma y que reservo para hacer matriciane para deslumbrar a todos los que me vengan a ver a mi nueva casa, en días que no haga tanto calor como en los de esta semana.

IMG_6318mr

Esta receta no es más que una especie de … No me atrevo a decir evolución de la pasta alla ricotta, porque suena pretencioso o muy Digimon, dibujos que me daban muchísima rabia, así que llamémosla pariente catalana que se me ha ocurrido. He añadido también un poco de miel y nueces, sin pasarme, porque también me hacía gracia hacer un homenaje a la “mel i mató”, que con las virutas del bacon han quedado  requetebuenísimos. A pesar de lo que pueda parecer, no es un plato extremadamente pesado de digerir, ya que de beicon va poco, pero si soys vegetarianos o simplemente la deseáis un poco más light, os saldrá igualmente buena sin el beicon. Por no decir que, si la cocináis sólo con ricotta, mató o requesón, la pimienta y la nuez moscada obtendréis lo que viene a ser la receta típica de pasta alla ricotta italiana de toda la vida, pero os perderéis la parte que a mí me la hace más interesante: Los pequeños puntitos de contraste dulces-salados-frescos de la miel, el bacon y la menta y la textura de la picadura de nuevos que hace que al masticar notes algo más en boca que la forquillada de pasta.

La ficha


Fusilli al aroma de menta con miel y mató, nueces y virutas de beicon

 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Autor:
Número de raciones: 2

Ingredientes

  • 200g de fusilli.
  • 200 g de mató o requesón
  • 50 g de beicon
  • 40 g de nueces peladas
  • 6 hojas de menta
  • Miel
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada
  • Sal

Instrucciones

  1. Poner al fuego el agua para hervir los fusilli.
  2. Freír los trozos de bacon sin aceite, lentamente, hasta que estén bien crujientes y dejarlos enfriar sobre papel de cocina.
  3. Picar las nueces peladas con el mortero, reservándose alguna, si se desea, para la decoración.
  4. En un bol, chafar el requesón, mezclándolo con una pizca de nuez moscada y pimienta negra a gusto.
  5. Tomar medio cucharón de agua de cocción de la pasta, añadirla al requesón y remover.
  6. Colar la pasta e incorporarle la salsa de requesón.
  7. Emplatar la pasta, espolvoreándole por encima una cucharada de nuez picada, unos pedacitos de bacon, la menta cortada con los dedos y un hilito de miel.

 


¡Sé el primero en comentar!

Tu sugerencia